martes, 8 de junio de 2010


¡Increible… pero cierto!
Las policías federal y estatal de Sonora, si que pudieron llegar a tiempo para desalojar a los mineros de Cananea. ¡Increible! ¿Cómo no pasó lo mismo en Creel, Chihuahua cuando sicarios tomaron las vías de acceso a la población, hostigando a cuántos pasaban por ahí? ¿Cómo no están las policías para detener a los paramilitares que están hostigando a los pobladores de San Juan Copala? La cosa es clara: el gobierno sólo acude a defender los intereses de los poderosos. En el caso de Sonora, es aún más indignante que las autoridades no resuelvan el caso de los 49 niños muertos en la guardería ABC, y sí anden desalojando trabajadores de sus centros de trabajo. Bueno, ahí está claramente expresada la actuación de nuestros gobernantes.


Héctor García Montiel

08/06/2010

No hay comentarios: